Centre d’innovació i Tecnologia BARCELONATECH

Un exoesqueleto robótico que ayuda a caminar a pacientes con lesión medular, distinguido por el programa CaixaImpulse

05/07/2017

 

Cada año en todo el mundo, entre 250.000 y 500.000 personas sufren una lesión medular (LM). Estas lesiones comportan complicaciones secundarias, como diabetes u osteoporosis, implican elevados costes económicos, y complican la inclusión social y ocupacional de los pacientes. Las personas con LM podrían caminar de manera autónoma si tuvieran un exoesqueleto robótico para rehabilitar los movimientos de las piernas anuladas por la lesión. No obstante, la mayoría de los exoesqueletos que están actualmente en el mercado son caros, pesados, difíciles de operar y no están adaptados al paciente. Por eso, solo se encuentran en hospitales y grandes centros de rehabilitación.

El exoesqueleto ABLE (por Assistive Biorobotic Low-cost Exoskeleton), diseñado y desarrollado por el grupo de investigación en Ingeniería Biomecánica (BIOMEC) de la UPC, que coordina el investigador Josep Maria Font, es de bajo coste, ligero, personalizado y fácil de usar. Utiliza solo los mecanismos y sensores esenciales para facilitar la recuperación funcional de la marcha de pacientes con una lesión medular. Consiste en tres componentes modulares: un sistema de actuación en la rodilla que hace la función de músculo artificial, un sensor situado en la zona de la tibia que detecta la intención del usuario y una mochila que contiene la electrónica y la batería. Este dispositivo asequible permitirá a los pacientes con una lesión medular tener un papel activo en su propia recuperación, promoviendo su independencia y extendiendo el proceso de rehabilitación al hogar del paciente. El impacto final será una mejora de su calidad de vida y una reducción significativa de los costes individuales y del sistema sanitario.

En el desarrollo de prototipo también han participado investigadores de la Universidad de La Coruña y de la Universidad de Extremadura. Hasta hoy el dispositivo se ha probado en una paciente con LM del Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña, y está previsto probarlo en pacientes del Instituto Guttman gracias a la financiación del programa CaixaImpulse.

Ubicado en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Técnica Industrial de Barcelona (ETSEIB), el grupo de investigación BIOMEC, creador del ABLE, está vinculado al Centro de Investigación en Ingeniería Biomecánica (CREB) de la UPC, el cual forma parte del Centro de Innovación y Tecnología (CIT UPC)

El ABLE es uno de los 23 proyectos seleccionados que recibirán financiación del programa CaixaImpulse, en su tercera convocatoria, y que han estado presentados el 5 de julio, en el Palau Macaya de la Obra Social “La Caixa”, en Barcelona. Además, por su calidad, ha estado uno de los tres proyectos seleccionados del programa que han recibido la mención EIT-Health.

 
Cada una de las iniciativas recibirá una ayuda de hasta 70.000 euros destinada a la ejecución de los planes de valorización y comercialización del activo. Asimismo, los equipos de cada proyecto tendrán acceso a un programa de ocho meses con acciones de mentorización, formación, asesoramiento experto y oportunidades para la generación de contactos de valor para su proyecto.

En el acto de presentación de los proyectos distinguidos por el programa CaixaImpulse han intervenido Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria “La Caixa”, y Marcelino Armenter, presidente de Caixa Capital Risc, así como el profesor de la UPC Josep Maria Font, que ha explicado el proyecto ABLE y ha hecho una demostración con un prototipo, junto a otros coordinadores de otras iniciativas. 

La Obra Social “La Caixa” y Caixa Capital Risc pusieron en marcha el programa CaixaImpulse el 2015 con el objetivo de transformar el conocimiento científico creado en centros de investigación, universidades y hospitales en productos que generen valor a la sociedad, a través de patentes, creación de empresas derivadas o acuerdos de transferencia. Des del inicio del programa, se han destinado 5,5 millones de euros y se han seleccionado 58 iniciativas, dos de las cuales ya se han convertido en spin-off y cinco están en proceso de creación.