Centre d’innovació i Tecnologia BARCELONATECH

Premio Alares 2017 a la excelencia en prevención de riesgos laborales para personas con discapacidad

 

Los 'serious games' son juegos diseñados con un propósito alejado del entretenimiento, aunque por su estética y formato puedan parecerlo. El Centro de Investigación en Ingeniería Biomédica (CREB) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), integrado en el Centro de Innovación y Tecnología de la misma universidad (CIT UPC), dedica parte de sus actividades a diseñar este tipo de utilidades. Una de ellas, denominada Integragame y desarrollada por la investigadora Daniela Tost, directora del CREB ha sido distinguida con el premio de la Fundación Alares a la Excelencia en Prevención de Riesgos Laborales Destinada a las Personas con Discapacidad.

El galardón se entregó el pasado 4 de julio en una ceremonia celebrada en Madrid, en la que Fundación Alares reconoció el trabajo de una veintena de personas y organizaciones que han destacado por contribuir al desarrollo de la conciliación de la vida familiar, por un lado, y a la prevención de riesgos laborales en el colectivo de las personas con discapacidad.

El premio, otorgado en la categoría de Instituciones, fue recibido en nombre del rector de la UPC, Enric Fossas, por Daniela Tost, investigadora coordinadora del proyecto Integragame y directora del CREB, junto a Antonio Álvarez, director de CIT UPC. El galardón lo entregó Ángel Jurado, director general de Trabajo y gerente del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo. 

Integragame, financiado por Indra y la Fundación Adecco, ha sido diseñado para el entrenamiento de personas con déficit intelectual, con el objetivo de favorecer su integración en un entorno laboral real. A través de un entrenamiento virtual en un entorno 3D realista, los usuarios adquieren un aprendizaje personalizado y seguro en tareas de limpieza en hostelería a través de la memorización de protocolos o del entrenamiento para la resolución de situaciones imprevistas, reforzando sus habilidades sociales sin barreras tecnológicas. El juego contribuye también a sensibilizar a los empresarios para la contratación de personas con déficit intelectual.