Desarrollo de un sistema redundante de seguridad de conducción en carreteras para vehículos autónomos

Un equipo de la Cátedra SEAT-UPC diseña estaciones de recarga eléctrica para la micromovilidad urbana
noviembre 23, 2021
Restaurar la costa europea con soluciones naturales y carbono azul
octubre 22, 2021
10/11/2021

El Centro Avanzado de Tecnologías Mecánicas (CATMech) y el grupo de investigación CS2AC de la UPC han participado en el proyecto SMARTMOVE, liderado por las empresas SORIGUÉ y ELECNOR, con el objetivo de desarrollar un sistema redundante para la guía de vehículos autónomos.

Es de esperar que en los próximos años lleguen los vehículos de conducción autónoma a las carreteras. Éstos se basan en una serie de tecnologías (LIDAR, cámaras, GPS, etc.) para adquirir la información necesaria de la posición del vehículo y el entorno de éste para la toma de decisiones durante la conducción. En este contexto, surge la necesidad de establecer un sistema redundante (es decir, que será un sistema adicional a la tecnología -GPS- con la que circula el coche para darle soporte si ésta falla), confiable, robusto y de proximidad al vehículo que le permita obtener información de precisión sobre su trayectoria en la vía, incluso en las condiciones más desfavorables.

En esta línea, se está desarrollando el proyecto SMARTMOVE, con el objetivo de investigar las posibilidades de un sistema de guía basado en el posicionamiento físico de marcadores en el firme y la correspondiente implementación de sensores y sistemas de control del vehículo.



Las tareas de este proyecto se iniciaron con la elección y caracterización de los marcadores y sensores. Como resultado se optó por una solución mixta de marcador continuo longitudinal para la guía en la vía y de marcador puntual magnético para proveer información puntual. Se ensayó y comprobó la posibilidad de utilizar esta tecnología de información a velocidades comerciales.

Posteriormente se ha abordado la definición del procedimiento de instalación y mantenimiento de los marcadores en la vía, y el análisis de su durabilidad. La robustez de la propuesta radica en la integración de los marcadores en el firme, de forma que quedan protegidos frente a los posibles agentes externos.

Por último, se ha procedido con el tratamiento de las señales adquiridas y el diseño del sistema de control ad-hoc para el guiado del vehículo a lo largo de un trazado utilizando este nuevo sistema redundante como única fuente de información. A finales de enero de 2022, está prevista la prueba de campo para la validación final del sistema.

El proyecto cuenta con la financiación de ACCIÓ en el marco de la estrategia RIS3CAT. El presupuesto total es de 892.468,41 € y tiene una duración de dos años y medio (agosto 2019 – febrero 2022).