Desarrollo de procesadores para inteligencia artificial más rápidos y con menor consumo energético

Instrument-oftalmologic-CD6_web
Un nuevo instrumento oftalmológico no invasivo para el diagnóstico del ojo seco basado en técnicas fotónicas
octubre 28, 2020
TurnItOn
Un nuevo sistema de optimización energética de ayuda al teletrabajo
octubre 19, 2020

El grupo de investigación N3Cat (NaNoNetworking Center in Cataluña) de la UPC lidera el proyecto llamado WiPLASH (las siglas en inglés de Wireless plasticity for heterogeneous Massive Computer Architectures), para desarrollar procesadores para la inteligencia artificial y aprendizaje automático mucho más rápidos y con un menor consumo energético que los actuales.


WiPLASH tiene como objetivo desarrollar antenas de grafeno miniaturizadas e inalámbricas que operen en la banda de los terahercios para dotar de plasticidad y reconfigurabilidad las futuras plataformas de computación.

Hasta el momento, los procesadores o chips de computación son de dos tipos: de propósito general, capaces de llevar a cabo cualquier función con cierta velocidad, y procesadores ultraespecialitzats en una tarea concreta, que realizan de manera muy eficiente y rápida una sola función. Un ejemplo es la tecnología de reconocimiento facial en tiempo real que tienen la mayoría de nuevos smartphones, un método de autenticación sofisticado que permite al usuario desbloquear el terminal o verificar pagos. En este caso, un procesador es capaz de realizar cientos de miles de millones de operaciones por segundo para procesar las imágenes.



El prototipo de procesador que se desarrollará el proyecto WiPLASH está pensado para la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, disciplinas con un crecimiento exponencial en los últimos años. Cuando un algoritmo, que es un código de programación, se hace correr en un gran servidor, tiene un consumo energético enorme. Por eso son clave las antenas de grafeno miniaturizadas inalámbrica, hasta 100 veces más pequeñas que una antena de metal y capaces de operar a frecuencias rapidísimas de terahercios. WiPLASH permitirá probar si estas antenas de grafeno posibilitan redes de comunicación dentro de un chip para procesadores de inteligencia artificial.

Estos nuevos chips de computación se podrán utilizar en implantes en el cuerpo, en el Internet de las cosas, teléfonos móviles, grandes servidores y abrirán la puerta a una disrupción en que la inteligencia artificial llegue a más lugares y donde el tamaño y el consumo energético sean críticos.

El proyecto WiPLASH, tiene una duración de 3 años, y ha recibido tres millones de euros de la Comisión Europea, en el marco del programa Horizonte 2020, dentro de la convocatoria FET OPEN. En el proyecto participan siete centros de investigación y empresas de computación europeas.